La codicia y el Fear & Greed Index

 

¿Quieres ser rico?

Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia

Epicuro

 

El término emoción proviene del latín emotio, -onis y significa literalmente “el impulso que induce a la acción”. Cuando el impulso que mueve a la acción es un interés propio; un egoísmo que nunca se consigue satisfacer hablamos de la codicia. No en vano, se dice que la codicia es como el agua salada, porque cuanto más se bebe, más sed da.

Como ocurre con todas las emociones, podemos entender la codicia desde una perspectiva positiva y otra negativa. La negativa es quizá la más desarrollada.

Codicia en sentido negativo: la codicia se entiende como un deseo insaciable de riqueza. Desde este punto de vista, la codicia ha sido fuertemente castigada por la sociedad. Conocemos de sobras la expresión popular “la avaricia rompe el saco”, cuentos tradicionales infantiles que enseñan a no desear más de lo que se tiene, y tradición religiosa que cataloga la avaricia como uno de los siete pecados capitales. También en el budismo, “el deseo” es un obstáculo fundamental para la iluminación, o lo que es lo mismo: no se puede estar en el camino de la búsqueda de la felicidad con un deseo compulsivo de tener bienes materiales.

Codicia en sentido positivo: A pesar de la mala fama de la codicia, hay que reconocer que también tiene su connotación positiva. Gordon Gekko, el personaje de Oliver Stone de la conocida película “Wall Street”, instruye al principiante en la teoría de que «la codicia es buena, la codicia funciona».  En este sentido, la codicia se entiende como ambición sana y meritosa que te hace ser mejor, seguir luchando por conseguir un objetivo, aprender más, mejorar y construir tu mejor versión.

El personaje Gordon Gekko (Michael Douglas) en la película Wall Street

Si nos trasladamos al mundo de las inversiones, la codicia se manifiesta en situaciones como la de poner una orden de compra de 100 acciones que, movidos por la emoción de lacodicia, se acaban convirtiendo en 1.000 en vez de 100, porque “es una ganancia segura”. El fallo aquí está en pasarse por la torera las reglas del money management y tomar la decisión de invertir con la cabeza puesta en cuánto voy a ganar, en vez de operar habiendo calculado, antes de entrar a mercado, cuánto capital puedo llegar a perder si esa operación se da la vuelta.

A nivel de Análisis Técnico, existe el llamado índice “Miedo y Avaricia”, conocido en inglés como el “Fear & Greed Index”. La codicia y el miedo se encuentran entre los espíritus animales que Keynes identificó como profundas influencias en las economías y los mercados. Este índice, de muy fácil interpretación, lo calcula el canal de noticias CNN Money, y se engloba dentro de la categoría de indicadores de sentimiento de signo contrario (la bolsa se moverá siempre en sentido contrario a lo que piense la mayoría). El índice se interpreta de la siguiente manera:

Codicia, en tonos verdes, cuando dicho indicador está próximo a 100 (vender) y pánico e incertidumbre, en tonos rojos, cuando está cerca de 0 (comprar).

Los parámetros son los siguientes:

0 a 24 – Miedo Extremo

25 a 49 – Miedo

50 a 74 – Optimismo

75 a 100 – Optimismo Extremo

Fuente: https://themarketear.com

La codicia entendida como la ambición de ser mejores personas y mejores traders es la que debe ser amplificada. Una técnica eficaz para trabajar bien la ambición es hacer examen de consciencia antes y después de cada operación. Anotar en un registro, que puede ser una Hoja de Excel simple y llana, por qué entramos a mercado antes de abrir una operación. Una vez cerrada la operación, con beneficios o pérdidas, podemos reflexionar sobre por qué abrimos esa operación finalmente y cuáles han sido nuestros puntos fuertes y débiles durante el desarrollo de la misma, tanto a nivel técnico como emocional. Por ejemplo: he aguantado la posición abierta en un pullback, he sabido identificar un patrón banderín, me he ceñido a mi estrategia a pesar de lo que siguiera haciendo luego el mercado. Registrar estos comportamientos sirve para darte cuenta de ellos, además de darte cuenta de con qué frecuencia incides en los mismos errores o aciertos. Es, en definitiva, la guía para trabajar tus debilidades y potenciar tus fortalezas. Como siempre digo, seremos capaces de bebernos un zumo super detox 20 días seguidos, pero ¿no vamos a ser capaces de registrar nuestras operaciones durante esos mismos días?

Otro error asociado a la codicia lo encontramos en los llamados “buscadores de techos y suelos”, con el fin de beneficiarse de los rallys y desplomes del mercado bajo la estrategia del Market Timing. El análisis que hagamos de los mercados nos puede ofrecer resultados aproximados y sujetos a mayor o menor certeza, pero nunca resultados completamente precisos. Por lo tanto, (y aquí entra nuevamente la gestión correcta de la codicia) como se decía antiguamente, “el último duro, para otro”. Nuestra planificación estratégica nos debe indicar antes de hacer una operación cuál será nuestro precio de salida, nuestro take profit y stoploss de acuerdo con nuestro money management. Si luego el mercado sigue ganando puntos en la dirección que habíamos previsto, no es importante. Repito: no es importante. Porque nosotros ya hemos tenido una operación en verde y nuestra cabeza debe estar puesta en la siguiente operación verde que vamos a hacer, no en lo que podríamos haber seguido ganando.

 

DISCLAIMER: La información y opiniones del presente artículo tienen carácter informativo, sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Aston Dealers® Business Academy sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en el artículo.

Cristina

Cristina

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Translate »
Ebook

¿Quieres aprender a invertir en bolsa ?

Te regalamos la primera parte de nuestro Manual de Inversión y empieza a rentabilizar tus ahorros ahora