¿Diversificación sí o diversificación no?

La diversificación es un método o estrategia para reducir el riesgo de nuestra cartera mediante la inversión en activos que reaccionen de forma desigual a posibles futuros escenarios, con la finalidad de evitar que se produzcan situaciones extremas en nuestra cartera. Por lo tanto, diversificar sería, de forma coloquial, no poner todos los huevos en una misma cesta para que, en caso de que se caiga, no se nos rompan todos.

Hablar de diversificación nos obliga a entender el concepto estadístico “correlaciones”, porque una correcta diversificación busca construir una cartera de inversión cuyos activos NO estén altamente correlacionados entre sí. Cuando la cotización de dos activos se mueve en la misma dirección y en la misma proporción, decimos que los activos están correlacionados, de manera que la volatilidad de la cartera en su conjunto es muy alta. Por lo tanto, como norma general, cuanto menos correlacionados estén los activos que integran nuestra cartera, mejor. Esto es lo mismo que decir que es importante tener una cartera diversificada.

Este es el fundamento básico que defiende un grande en inversiones como es Peter Lynch. Frente a él, otro grande; Warren Buffet, señala que: “La diversificación es la protección contra la ignorancia. Tiene muy poco sentido para aquellos que saben lo que hacen”. Warren Buffet, por lo tanto, critica abiertamente la diversificación. Veamos con un ejemplo la postura de este gestor:

Consideremos un grupo de 5 acciones que, según nuestro análisis, son las únicas 5 seguras e infravaloradas. Si queremos diversificar, quizás queramos invertir en otras 10 o 15 acciones simplemente para distribuir el riesgo de nuestra cartera. Esto significaría que esas 5 acciones sobre las cuales estábamos relativamente seguros, se han convertido en el 25% de su cartera, mientras que el restante 75% de nuestra cartera está invertido en «inseguridades» o en inversiones sobrevaloradas.

Por lo tanto, ¿Diversificación sí o diversificación no?

Estamos de acuerdo con Warren Buffet cuando critica la diversificación señalando que una persona probablemente solo tenga una o dos ideas “buenas” en su vida y bajo esta premisa, diversificar supondría ampliar el número de posibles errores. En general, el inversor exitoso es especialista en un sector y apuesta su capital en él, ya que lo conoce, lo domina y lo ha backtesteado largo y tendido.

No obstante, y siendo realistas, la experiencia indica que hay algunas personas que ni siquiera tienen una o dos buenas ideas respecto a inversiones. Como bien explica Tomás García-Purriños en una de sus publicaciones: “No todo el mundo comienza con una sastrería y termina creando Inditex. Es más, hay personas que ni quieren ni tienen por qué aceptar ese reto, de lo contrario todos seríamos Sergey Brin, Larry Page o Amancio Ortega. Y no pasa nada por ser quién eres, porque puedes ser igual o más feliz que ellos. Pero también podemos serlo menos, sobre todo si no nos aceptamos tal y como somos.

Luego, a pesar de que para algunos (pocos) gestores, la opción de diversificar no sea la más adecuada, para el resto de inversores sí lo es y no por ello son unos descerebrados, porque al final, quien manda es la ciencia. Y la ciencia matemática manifiesta que, incrementando el número de productos, es decir, diversificando, podemos estrechar el riesgo para obtener la misma rentabilidad. Esto es así, e ignorarlo es prescindir de la teoría moderna de selección de cartera (también llamada teoría moderna del portafolio), una de las herramientas con más aceptación académica para la cuantificación del riesgo y rentabilidad de los activos.

 

DISCLAIMER: La información y opiniones del presente artículo tienen carácter informativo, sin intención de influir en cualquier decisión comercial y no representan una recomendación personalizada de inversión ni de asesoramiento, dado que no se ha tenido en cuenta la situación financiera, los objetivos de inversión u otras necesidades personales de ningún inversor en particular y no constituyen ni pueden interpretarse como una oferta, invitación o incitación para la venta, compra o suscripción de valores, productos o servicios financieros, ni su contenido constituirá base de ningún contrato, compromiso o decisión de cualquier tipo. Su finalidad es mantener informados a los clientes de Aston Dealers® Business Academy sobre noticias o información correspondiente a los mercados financieros y por tanto los destinatarios de la presente comunicación deben consultar con sus propios asesores legales, fiscales o de cualquier otro tipo sobre las implicaciones de invertir en cualquiera de los productos o activos, que en su caso, se mencionen en el artículo.

Cristina

Cristina

Deja un comentario

¡Síguenos en nuestras Redes Sociales! Y no te pierdas ninguna novedad

Club del Trader

Club del Trader

Formación continua sobre los
Mercados Financieros

Vídeo de la semana

Translate »
Ebook

¿Quieres aprender a invertir en bolsa ?

Te regalamos la primera parte de nuestro Manual de Inversión y empieza a rentabilizar tus ahorros ahora